¿Quién es Tere Martínez?

05-02-2019
0 Commentarios

Tal y como dijo el pasado miércoles nuestro director general Fernando Resino: "Tere es la persona que mejor representa lo que es Grupo Alarcón, y su evolución desde los inicios".

Hace tres años celebramos su 40 aniversario como trabajadora de Alarcón (puedes leer más en este link), y el pasado 31 de enero, cumpliendo los 43 años trabajados, se despedía de sus compañeros para iniciar una nueva etapa en su vida tras su jubilación.

Quien conoce a Tere sabe que es una mujer con un carácter muy fuerte (o de mecha corta, como dice ella), que esconde un gran corazón, de gran vitalidad y buena compañera.

En lo laboral, destacar cómo ha sabido adaptarse a la evolución de Grupo Alarcón, encontrando siempre su sitio desde ese día que entró con 18 años a ayudar a Epifanio en las tareas de oficina.

  • Como parte del departamento de operaciones, ¿cuáles son tus funciones?

Principalmente organizo el trabajo de “mis chicos”. Los considero mis chicos porque a la mayoría les conocí siendo unos niños y ahora son adultos responsables y padres de familia.

Como comentaba, organizo tanto los trabajos de mantenimiento como lo que son servicios especiales y puntuales de los cristaleros. Estos últimos son trabajos que se programan con muy poco tiempo y hay que saber cómo encajarlo todo para poder llevarlos a cabo.

Además de organizar el trabajo, genero los partes y albaranes para informar al departamento financiero.

También hago tareas en recepción, tanto cogiendo llamadas como atendiendo a las visitas.

  • Cuéntanos cómo entraste y qué encontraste ese primer día en Grupo Alarcón.

Entré con 18 años recién cumplidos, cuando Epifanio y su socio, en aquel momento, se quedaron sin nadie para atender la oficina. La persona que se iba estuvo conmigo esa primera mañana para explicarme todo lo que pudo.  

Era mi primer trabajo y venía de estudiar contabilidad, pero allí había que hacer de todo: organizar trabajos, facturación, altas y bajas de personal, ir al INEM, a los bancos… Ahora se hace todo online, pero antes había que llevar los papeles a las oficinas para todo: pagos, impagos, domiciliaciones…

También la compra de material y productos de limpieza.

Era todos los departamentos de entonces, por supuesto, no era lo que se ha convertido hoy en día Grupo Alarcón.

Al poco tiempo los dos socios se separaron y yo me quedé trabajando para Epifanio.

  • ¿Cómo has vivido la evolución que ha vivido el grupo desde dentro?

Bien, como me gusta mucho la gente, lo he vivido siempre muy bien. Mi frase favorita es “siempre es un buen día para conocer a alguien nuevo”. Por eso siempre me ha gustado cada una de las incorporaciones que se han ido sumando a lo largo de estos años. Unos han llegado a ser amigos y otros solo compañeros.

Respecto a la evolución, creo que Epifanio puso muy buenos cimientos, y el hecho de que los hijos empezaran limpiando, ha hecho que supieran hacer y mandar, y creo que ha sido una de las claves de lo que es hoy Alarcón.

La evolución también la cuentan las máquinas con las que he trabajado: cuando entré tenía una máquina Olympia enorme. Cuando Epifanio se separó de su socio, cambié a una que tenía corrector, después una eléctrica…  Cuando llegó el primer ordenador, me pagué un curso para aprender ofimática y saber manejarme. Recuerdo sacar las facturas en papel continuo…

Y así me fui adaptando. De llevarlo todo, según fue creciendo el negocio, me fui quedando con las tareas de organización de los trabajos de los cristaleros y la recepción. Siempre he sido la chica para todo.

  • ¿Qué hitos importantes recuerdas en tu andadura profesional en el Grupo?

Uno de los hitos fue cuando Epifanio se separó del socio. Era algo que se veía venir, nos subrogó a todos los trabajadores y abrió la oficina en la calle Bustamante.

Otro importante fue cuando Epifanio fue delegando en sus hijos, se fueron repartiendo las tareas y comenzaron a ejercer de comerciales. Ahí empezó a crecer y fueron entrando personas para crear departamentos: RRHH, Financiero…

  • ¿Qué te ha aportado Grupo Alarcón en el terreno profesional?

Pues todo porque no he trabajado en otro sitio. Nunca he parado de aprender.

  • Y en lo personal, ¿qué destacarías? Porque tampoco eres la misma de cuando empezaste, seguro.

Alarcón ha estado en todos los momentos de mi vida: entré con 18 años, me he casado, tuve a mis hijos… y también en los momentos duros. Cuando murió mi marido me ayudó a salir de casa y fue un flotador en el que agarrarme en esos momentos.

  • Queremos saber más de ti, defínete en pocas palabras.

Soy abierta a todo el mundo y trato de echar una mano… lo que sí que me pasa es que tengo la mecha muy corta… me gusta ir de frente. Muy muy familiar. Para mí la familia es lo primero. Desde que era pequeña he vivido el estar junto a primos y tíos, y ahora sigo disfrutando con ellos. Eso nos ha ayudado a superar los momentos duros. Soy feliz cocinando para ellos.

También soy inquieta, esta vida es un rato, e intento sacar provecho, al menos a la mitad de horas del día. Me encanta viajar, bailar y salir a cenar con amigos o familia.

  • ¿Qué te gusta hacer fuera del trabajo? ¿Aficiones, pasiones, curiosidades?

Viajar me gusta mucho, estar rodeada de mi gente y disfrutar de ella.

  • Te hago una pregunta que usamos en otras entrevistas y nos encanta: ¿Qué querías ser de  mayor?

Han pasado tantos años que ya no me acuerdo. Una época quise ser psicóloga, pero luego no hice nada para serlo. Pero no me arrepiento.

  • ¿Cómo te ves dentro de 20 años?

Me gustaría ser abuela y seguir rodeada de mi familia, los de sangre y los que no.

  • Dinos tres palabras que definan Grupo Alarcón.

Amistad, familia y superación.

Muchas gracias Tere, por tu dedicación, esfuerzo, afán de superación, compromiso, fidelidad y profesionalidad en los 43 años de vida profesional dedicados a Grupo Alarcón.